domingo

Me levanté y ella ya no estaba.
Estaba su bolso, estaban sus cosas.
Me abrigué y puse una pava, para unos mates, te o café, ya se vería cuando el agua estuviera caliente.
Me fui al patio. me gustaba sentir el pasto con rocío bajo mis pies, y observar como iba despertando el día junto a mis plantas.
sonó la llave girando en la cerradura.Me quedé un rato más y entré.
La encontré junto a la ventana, fumando.
-Salí a comprar cigarrillos, me dijo, intuyendo mis palabras.
.Nunca entendí bien, por qué siempre tenías uno que otro cigarrillos si no fumabas.
-Solamente fumo en momentos muy tristes o muy alegres- dijo, sin apartar la mirada del paisaje
-¿y este...cuál de ellos es?
-Este, sencillamente, es un momento para fumar- contestó, girando su cabeza hacia mí, mientras exhalaba una nube de humo.
y la pava desde la cocina que empezaba a chillar...

3 comentarios:

violeta dijo...

que el momento sea de los muy alegres
que la pava sea para mates compartidos....

NaÐ.iM dijo...

qué lindo es volver a este blog. Siempre es lindo.
Abrazo

Valebé dijo...

De los alegres, seguro!