martes

El tiempo nos consume, nos burla.
Nos agobiamos.
Las palabras nos asustan.
el no entender nos abruma y nos esconde.
(¿tanto coraje hará falta para preguntar?)
La tristeza nos retuerce y nos hace un poco más egoístas cada vez.
Reir a carcajadas!, sí, cuanto quisieras reir a carcajadas!
pero tu mano tapa tus labios, borrando tu inocencia.
Siempre, tus manos, esconden tus pudores.
El fuego no cesa a lo alto del horizonte, en una ciudad con millares de luces estridentes, dentro de LA ciudad.
Ese fuego que sigiloso y eterno nos va consumiendo de a poco.
Ese fuego que me hipnotiza, que nunca puedo dejar de mirarlo.
Ya nadie se detiene en él, se ha vuelto parte del paisaje,

como todo lo demás.

5 comentarios:

a gus ti na dijo...

(¿tanto coraje hará falta para preguntar?)

te aseguro que a veces si.

te quiero.

ella: dijo...

gracias por tu comentario, ahora me voy a hojear tu blog, qe tiene muy buena pinta :)
pero tengo curiosidad, cómo has llegado hasta haciéndomeladormida??

Valebé dijo...

Y esto tiene mucho que ver con el silencio del que hablé en mi penúltimo post.

Geraldine, dijo...

muy buen escrito...me siento identificada...me gusta tu espacio...saludos!

Geraldine, dijo...

hey, por nada!...te agregué a mi lista de blogs...beso!