viernes

No te encuentro, no te veo.
Admito que tampoco te busco demasiado,
 porque creo que así lo prefieres.
Pero a mi me duele no saberte...
Me dan ganas de escucharte, de esperarte, de cruzarte.
Porque quiero que sepas que era lo que quería decirte,
y no que me dejaras así, sintiendome tan nada.
¿Tanto costaba que nos sentáramos a charlar un rato?

¿Sabes? lo siento, de verdad.
Siento que doliera, y que la distancia sea la salida.


Y si aun no sabes nada de mí, es porque simplemente, no me has dejado más opcion que ser invisible.

3 comentarios:

LA NOVIA dijo...

UH, una sensación tan conocida!!!!!!

torta que se desconoce dijo...

Excelente!, me encuentro en la posición de invisible actualmente, y no veo la hora de hacerme conocer para que las cosas sean diferente!

Besos.

ciego de tierra dijo...

hace dos días, una mujer maravillosa me pidió que desapareciera, con todo el cariño, y con todo el cariño desapareceré.

Sigo leyendo....
Saludos y un abrazo