sábado

El silencio no me consume, lo prefiero muchas veces, y frente a muchas personas. Pero no lo prefiero con vos, no constantemente, a vos quiero decirte, quiero hablarte, quiero contarte, charlarte y escucharte.
Contarte de mi infancia en fotografías amarillas con trenes y vestiditos, de mis hermanos-compañeros, de esos que no se reemplazan y que como superheroes, no siempre se los ve, pero aparecen sin que les diga para invitarme a tomar aire cuando más me asfixio
De mis viejos amores, esos insignificantes y lindos de antaño, o esos más importantes que dejaron su marca pero ya son parte del paisaje (y de mí) y de cómo mi bicicleta andaba buscándome mientras yo distraída enfocaba para cualquier lado sin notar lo cerca que estaba.
Alguna noche hablarte del fuego que a veces reaparece, y viene, con los mismos gritos, con la misma angustia, y la parálisis. Y mis ojos se pierdan húmedos, con las llamas, y mi parálisis.
También me gustaría que vayas descubriendo poco a poco, sin que te las diga concretamente, esas nimiedades de lo cotideano que tanto me gustan, como descubrir el punto justo del café con cacao y canela, mojarme los pies con el rocio del pasto por la mañana, unos buenos mates después de comer, las brisas suavecitas, tomarme un vaso de yogur fresquito, los escalofríos...y no te digo más, porque quiero que las descubras vos.
De mis angustias, no cabe duda que también te voy a contar, y hasta quizás tiemble de impotencia, como así también llore alguna que otra vez, al hablar de las maravillas que el mundo me anda ofreciendo y compartiendo.
Hay cosas que no te voy a contar. Cosas que me las quedo para mí, como aquél domingo de abril...
 Y panza arriba, mientras ensortijo tu pelo, reirnos a carcajadas y contarte mil historias, que viví, que inventé o que quiero vivir, no va a importar qué sean, porque lo más importante, verdadero y lindo que tenemos son nuestras palabras y todo lo que podemos charlarnos con ellas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Un dia que no existe me encantaria volver a fumar un pucho con vos, buscarlo en mil cajitas de 10, quiza haya uno. Luego leeriamos hasta olvidarnos de que lo estamos haciendo y nuestras cabezas pinten un paisaje para que vivamos. El dia no existe pero yo lo espero.

Violeta Color dijo...

sorprendida me quedo pensando en los dìas, y revuelvo las cajitas de mis bolsillos de la mochila, a ver si quedó alguno perdido. Ya no hay cajitas, tal vez sí, algún cigarillo o dos.
¿El día no existe?
No quisiera arriesgarme, sin saber quien sos, pero quizás, quiera reinventar el día, si en algún momento, decidís pasarme a buscar.
(nadie sabe si nuestras cabezas no andan queriendo pintar paisajes juntas)

Anónimo dijo...

Hermoso lo que escribis!! es exacto lo que quiero que alguien sienta! hermoso!!!

Sol. dijo...



oh Viole...

Violeta Color dijo...

Anónimo...Será usted el mismx anónimx que vino a continuar la charla y el cigarrillo?
Gracias. Y gracias por la sorpresa.
Quiero compartirle algo, y de esto estoy segura, los días existen, y existen para vivirlos y encontrarse. Arrebatemos los días...
(y siga pasando)

Sol...
♥♪♫♪♪♫
Y música para vos

ciego de tierra dijo...

Describes el amor, describes la verdad aplastante de que lo único que podemos entregar es a nosotr@s mism@s. Que maravilla, que delicia leer esto que escribes. ¿Quieres saber qué pienso?, pienso que pensamos juntos en una mente larga de neuronas acorazonadas.

Un abrazo enorme

Violeta Color dijo...

Es que que más que a nosotros mismos no? A nosotros mismos y al mundo entero, claro!
Gracias, usted dice mucha cosa linda.

Abrazo enorme amigo