viernes

y quizas lo que yo creo, no sea tan asi.
quizas el amor que le tengo a los demas
pronto se convierta en odio
y mi odio pronto en amor.

Mi tranquilidad se llene de desesperación
mi amor propio en egoismo ególatra
Tambien puede ser que mi inseguridad sea segura
y mis certezas se transformen en dudas


Veo que mis ideales rebotan en mi mente poco a poco,
no quiero que los pisen...
...pero ellos siempre caen al suelo

Siento que pronto no me importara escribir
que mi mano perderá esa linda costumbre
temo que mis ojos no quieran ver
y creo que a mi voz nadie la va a escuchar

1 comentario:

Valebé dijo...

No, no. Siempre va a haber alguien que quiera escuchar... y escribir... sólo tenés que hacerlo si a vos te hace feliz. Y si es así, tu mano, sin pedirte permiso, va a agarrar una lapicera y va a empezar a hacerlo. No te fuerces. Ni te desesperes.

Yo ya volví.